Judas Iscariote. El traidor.

Quizá sea uno de los personajes más conocidos de la Biblia. Para el que no lo sepa, Judas era uno de los 12 discípulos de Jesús, le siguió por Judea y Galilea, guardaba el dinero del grupo (y solía robarlo) y precisamente por dinero traicionó a su maestro y a sus compañeros revelándole al Sanedrín el sitio donde se encontraba Jesús para que lo detuvieran y mas tarde lo crucificaran.

La historia de Judas entraña algunas curiosidades que quizá pasen por alto en la lectura general de los evangelios:

  • En ningún lugar se relata el momento en el Judas fue llamado de manera personal, si es verdad que en Marcos 3.13-19 si se dice que Jesús lo escogió. Pero nunca se habla de el momento exacto ni de cómo fue
  • El evangelio de Mateo y de Marcos emplean una palabra poco usual para describir el beso: kataphilein, la cual significa besar apasionadamente o tiernamente.
  • El evangelio apócrifo de Judas es el único lugar donde se describe a Judas como al mejor de los discípulos, de tal manera que su traición fue orquestada y ordenada por su maestro Jesús. (No lo sé Rick, parece falso)
  • Judas murió en un campo que luego compraron los sacerdotes con el mismo dinero que Judas devolvió y que lo llamaron Aceldama, que significa Campo de sangre el campo del alfarero.

    • En cuanto a este tema los sacerdotes enterraron ahí a Judas y también a los extranjeros que pasaban por allí. Se habla mucho de la relación entre los nombres Campo del alfarero, campo de la Sangre y la sepultura de los extranjeros uniendo la idea de que Jesús, el enviado del Alfarero (Jeremías 18.6) derrama su sangre para que su gracia se extienda no sólo a los judíos, sino a todos los extranjeros que acudan a Él.

Y la curiosidad o misterio más grande es precisamente el que queremos abordar en este artículo: La Biblia relata dos maneras distintas de cómo murió Judas:

En Mateo dice:

Entonces, arrojando las piezas de plata en el Templo, salió, y fue y se ahorcó. Mateo 27.5

y en Hechos:

17 y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio.18 Este, pues, con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron. Hechos 1.17-18

Las diferencias son claras, los hechos; confusos y realmente lo único que podemos hacer es elucubrar. Yo no voy a contar nada nuevo, voy a simplemente exponer lo que los estudiosos y demás personas que se han aventurado a deducir han descubierto acerca de este tema y al final veré que es lo que pienso:

  • Unos dicen que los dos textos sucedieron sin contradicción, es decir, que Judas pudo haberse ahorcado y que la cuerda se partió cayendo de cabeza y reventándola por la mitad. A esta opinión muchos otros argumentan que para que eso sucediera la altura debería de ser más que considerable y además que se hubiera ahorcado por los pies (sin sentido ninguno), boca abajo, o que el viento fuese tal que lo impulsase a caer no de pie (que sería la forma lógica de caer si se partiese la cuerda y estuviera ahorcado) En resumen que sería muy complicado, ¿puede pasar? si, pero a todo esto también hay que añadirle que se partió la cabeza por la mitad (otras versiones dicen que él entero se partió por la mitad) y no sólo eso, sino que todas sus entrañas se derramaron (en otras versiones dice los intestinos). Más complicado aún.
  • Otros, al darse cuenta de lo complicado de morir de esa forma y también ante el hecho de que hechos(¿valga la redundancia?) sugiere que la muerte fue un accidente “cayendo de cabeza” o que al menos no fue ahorcado. Encuentran una relación un poco más rebuscada: Aseguran que la descripción que da Pedro de la muerte de Judas forma parte de un género literario utilizado en el antiguo testamento que se llama relato de muertes infamantes. Estos relatos hablan de las muertes de las personas que se oponían directamente a los planes de Dios. Ejemplos:
23 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y haz temblar continuamente sus lomos.24 Derrama sobre ellos tu ira, Y el furor de tu enojo los alcance. 25 Sea su palacio asolado; En sus tiendas no haya morador. 26 Porque persiguieron al que tú heriste, Y cuentan del dolor de los que tú llagaste. 27 Pon maldad sobre su maldad, Y no entren en tu justicia. 28 Sean raídos del libro de los vivientes, Y no sean escritos entre los justos. Salmo 69.23-28

19 El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué tropiezan. Proverbios 4.19

Pon sobre él al impío, Y Satanás esté a su diestra. Cuando fuere juzgado, salga culpable; Y su oración sea para pecado. Sean sus días pocos; Tome otro su oficio. Sean sus hijos huérfanos, Y su mujer viuda. 10 Anden sus hijos vagabundos, y mendiguen; Y procuren su pan lejos de sus desolados hogares. 11 Que el acreedor se apodere de todo lo que tiene, Y extraños saqueen su trabajo. 12 No tenga quien le haga misericordia, Ni haya quien tenga compasión de sus huérfanos. 13 Su posteridad sea destruida; En la segunda generación sea borrado su nombre. 14 Venga en memoria ante Jehová la maldad de sus padres, Y el pecado de su madre no sea borrado. 15 Estén siempre delante de Jehová, Y él corte de la tierra su memoria, 16 Por cuanto no se acordó de hacer misericordia, Y persiguió al hombre afligido y menesteroso, Al quebrantado de corazón, para darle muerte. 17 Amó la maldición, y ésta le sobrevino; Y no quiso la bendición, y ella se alejó de él. 18 Se vistió de maldición como de su vestido, Y entró como agua en sus entrañas, Y como aceite en sus huesos. 19 Séale como vestido con que se cubra, Y en lugar de cinto con que se ciña siempre. Salmo 109.6-19
Estas personas plantean: Los discípulos, en ese momento, después de que Jesús ya se hubiera ido definitivamente (hasta su segunda venida) tenían que odiar bastante a Judas, o por lo menos tendrían que preguntarse cómo fue posible que entregara a Jesús. Por esta causa, dicen, Pedro exageró su muerte, o si no la exageró la trató directamente como la muerte de un infame, de un traidor, de una persona que se opuso claramente a los planes Divinos de Jesús. (Esto a mi me resulta un tanto contradictorio con el versículo justo anterior “16 Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús,” aunque realmente puede no serlo) Alegan (católicos romanos) que lo que dice Pedro es una cita al libro de la sabiduría (no canónico para los protestantes)  que dice: “El Señor se reirá de ellos. Después se convertirán en un cadáver infamante, objeto de oprobio eterno entre los muertos. El Señor los precipitará de cabeza, sin que puedan hablar, los arrancará de sus cimientos, y serán completamente exterminados, quedarán sumidos en el dolor y desaparecerá hasta su recuerdo.” Realmente esta forma de interpretar las cosas tiene bastantes huecos y no acaba de convencerme.
  • Otros, plantean el problema desde el punto de vista de Mateo. Lo que dicen es que Mateo escribió su evangelio específicamente enfocado a los Judíos. Para los Judíos uno de los personajes más importante en sus escritos fue el Rey David (de su descendencia vendría el mesías y libertador) y realmente David es un tipo de Jesús, así que lo que hace Mateo es en muchísimas partes de sus textos es relacionar a Jesús con David. ¿Y bien? Pues que la Biblia relata una historia acerca de David y un íntimo amigo suyo: Ahifotel. Ahifotel era un amigo de David al cual éste le confiaba sus planes, y colaboraba fuertemente con David.(¿nos suena de algo?) llegado un punto de la historia, hubo una conspiración contra David y Ahifotel se propuso matarlo, pero los planes le salieron mal así que se fue a su casa y se ahorcó. (¿nos suena de algo, otra vez?) Los que apoyan esta teoría dicen que para relacionar aún más la realidad de Jesús con David Mateo utilizó este relato ya conocido por el pueblo Judío para representar la muerte del traidor.
  • Otros incluso se atreven a decir que Judas murió dos veces, sin ningún tipo de base para argumentarlo y, peor aún, sin ningún tipo de sentido.

En resumen, mucho se ha dicho y comentado acerca de la muerte del traidor, si bien deberíamos decir que ninguna de las posturas es concluyente, podemos sacar algunos datos en claro:

  1. Judas, en contraposición con Pedro, no aceptó la gracia Divina derivada del arrepentimiento del ser humano, pues habiéndose arrepentido de su nefasta acción, aún así, decidió suicidarse.
  2. El hecho de que dos pasajes de la Biblia relaten la muerte de Judas no es sino otra prueba evidente que simplemente demuestra que la traición de Judas tuvo como consecuencia la muerte.
  3. Si bien se tuvieron que dar acontecimientos que podrían denominarse extraños, la Biblia habla de las dos cosas, así que, hemos de suponer que, metafóricamente o no, ambas cosas sucedieron.