Otra contradicción que podemos encontrar en esta web de donde sacamos las contradicciones que ya llenan este blog es la que se infiere de los cuatro evangelios y que habla del animal en el cual Jesús hizo su entrada triunfal en Jerusalén. Al parecer los textos se contradicen ya que parece que Jesús en unos montaba una cría de asno y en otros montaba una cría y también a su madre. Algo que parece carente de toda lógica debemos explicarlo. Aquí tenemos los textos “contradictorios”.

Mateo 21.5-7

5 Decid a la hija de Sión: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre un asna, y sobre un pollino, hijo de bestia de carga. 6 Y los discípulos fueron e hicieron como Jesús les mandó, 7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos, y se sentó encima de ellos.

Marcos 11.7

7 Y llevan el pollino a Jesús, y echan sobre él sus mantos, y se montó en él.

Lucas 19.35

35 Y lo llevaron a Jesús, y echando encima sus mantos sobre el pollino, hicieron montar a Jesús,

Juan 12.14

14 Jesús halló un asnillo y montó en él, como está escrito:

Lo que estaba escrito

Toda esta historia que vemos en los cuatro evangelios es algo que realmente ya estaba profetizado desde hace mucho tiempo. Fue el profeta Zacarías el que habló acerca de este hecho. En Zacarías 9.9 está escrito (casi) literalmente lo que cita Juan y Mateo: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” Así que podemos ver que todo nace de esta idea. Si tenemos que analizar un texto en primer lugar, es el texto de Zacarías, ya que este texto es el que habla de lo que luego ocurrió. Esto es lo que pasó. O lo que iba a pasar que después sucedió.

Así que vamos a analizar lo que dice: cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

Claramente Zacarías describe a Jesús montando sobre un sólo animal. Sobre un asno, y luego aclara. Un asno pequeño (un pollino) que es hijo de una asna.

La pregunta que nos viene a la cabeza es: ¿Por qué da esta información?

El pollino y su madre

Zacarías da esta explicación seguramente por los hechos que precedieron a la entrada triunfal en Jerusalén. Y están explicados en Mateo 21.2: “Vayan a la aldea que tienen enfrente, y ahí mismo encontrarán una burra atada, y un burrito con ella. Desátenlos y tráiganmelos. Si alguien les dice algo, respóndanle que el Señor los necesita, pero que ya los devolverá” Aquí Jesús claramente les dice que traigan dos animales. La burra y a su cría.

Esta es la razón por la que Zacarías nombra dos animales. Porque Jesús mando a traer dos animales.

De hecho, llevaron ante Jesús, tal como les había mandado, los dos animales, tal como hemos visto en los textos aparentemente contradictorios: “Llevaron la burra y el burrito, y pusieron encima sus mantos, sobre los cuales se sentó Jesús.” (v7)

Los dos problemas

Por lo tanto, por ahora sabemos lo siguiente. Es en Zacarías donde podemos encontrar la respuesta a: ¿Sobre qué animal fue Jesús a Jerusalén? y la respuesta es sobre un asno, un pollino hijo de asna. Nuestro trabajo es entender y reconciliar este pasaje con los evangelios.

Y aparentemente surgen dos problemas en forma de dos preguntas:
  • ¿Por qué parece que Mateo da a entender que Jesús montó en los dos animales?
  • ¿Por qué Juan parece nombrar a un animal distinto que Marcos y lucas?

Un animal distinto

La segunda pregunta trata sobre las palabras.
La palabra utilizada en Mateo, Marcos y Lucas es polon (πῶλος) que significa literalmente pollino o potro. Y la palabra que utiliza Juan en el versículo 14 del capítulo 12 es onarion (ὀνάριον) que significa borriquito o asnillo. ¿Por qué estas dos palabras distintas para hablar del mismo animal?

Es evidente que se puede ver la famosa sinópsis hasta en estas cosas tan pequeñas, pero si vemos un poco la traducción de las palabras que usan los evangelios sinópticos y el evangelio de Juan podemos ver que pollino o potro son palabras que se utilizan para hablar del animal haciendo referencia a que es cría de otro animal. Por otro lado, asnillo o borriquito son palabras que se utilizan para indicar que el animal es pequeño.

Por otro lado, también la palabra utilizado en los evangelios sinópticos refuerzan el hecho de que era un animal no domado, sobre el cual nunca se había subido ningún hombre.

Toda esta riqueza en los textos de los evangelios unido a Zacarías no sólo demuestran que se trata del mismo animal llamado de maneras distintas, sino que se complementan de una manera increible.

La manera de superar la crítica de que esto es una contradicción es asumir que para hablar de un animal (y de casi cualquier cosa) se pueden utilizar palabras distintas. Lo cual hacemos constantemente en cada una de nuestras conversaciones.

Dos animales ¿o uno?

La otra cara de la moneda se refleja en Mateo. En este texto podemos ver dos puntos interesantes:
  • Parece que no sólo había un animal, sino dos.
  • Parece que Jesús se montó en los dos animales.
Vayamos a por el primer punto. ¿Qué es lo que hace pensar que hayan dos animales? El versículo 7 de Mateo. Y claro la pregunta es: Si está en Mateo, ¿por qué no está en el resto de evangelios? La respuesta es: no lo sabemos. Pero lo importante en esto es resolver la contradicción y no podemos llamar contradicción a este hecho por la siguiente causa.

Cuando alguien omite un hecho en una historia, no quiere decir que este hecho ha sucedido. Claramente los discípulos trajeron dos animales ante Jesús, ¿Por qué? porque en Mateo 7 dice que los discípulos trajeron dos animales. ¿Es contradictorio que Marcos, Lucas y Juan nombren sólo a dos? No, porque lo contradictorio sería que estos evangelistas hubieran dicho: Y trajeron los discípulos a un sólo animal, solo a uno. Ninguno más. Pero lo que registran es que trajeron un pollino o asnillo. ¿Pudieron haber traído otro? Perfectamente. Yo podría haber quedado con Raquel, Enrique y Rafa para cenar y al día siguiente contarle a Raico que ayer estuve con Raquel. O podría haberle dicho a Eleni que cené con Enrique y Rafa. O explicarle a Eliel que anoche vi a Raquel y a Enrique. Ninguna de esas afirmaciones es falsa ni contradictoria. Simplemente en cada una de ellas elegí la información que deseé dar. Habían dos animales ese día, y que en Marcos, Lucas y Juan sólo hablen de uno no es sino la evidencia de que cada autor explicaba las cosas de una manera distinta.

Y por último podemos encontrar un problema en que Mateo dice: “y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos, y se sentó encima de ellos.” Aquí algunos dicen que Jesús montó en los dos animales, e incluso que montó en los dos animales a la vez.

Si volvemos a Zacarías, podemos responder a esto nuevamente: “cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”. Jesús no iba en dos animales (y mucho menos a la vez) iba sobre un pollino. Entonces, ¿a que vienen las palabras de Mateo?

Hay dos argumentos: Uno de ellos dice que es absolutamente ridículo que Jesús fuese montado sobre dos animales al mismo tiempo y que la frase se construye de la siguiente manera:

Trajeron el asna y el pollino,

y pusieron sobre ellos sus mantos (mantos sobre el asna y mantos sobre el pollino)

y se sentó encima de ellos (encima de los mantos, no encima de los animales)

Con esta explicación se resuelve el problema, pero hay una segunda explicación y es que pudiera ser que Jesús montase en los dos animales en momentos distintos. Esta explicación a mi, personalmente, no me satisface, pero pudiera ser que un pollino no aguantase toda la travesía y tuvieran que cambiar de animal durante el trayecto.

Fuera como fuese, después de las explicaciones dadas, queda claro que NO ES UNA CONTRADICCIÓN.