Esta contradicción está en el segundo libro de reyes y en ella se puede ver como en una de las narraciones se dice que el rey Ocozías comenzó en una fecha que contradice uno de los versículos que vienen a continuación. Podemos ver esta contradicción en la siguiente página web. Es la primera ocasión que una contradicción se me presenta tan complicada. Veamos que sucede:

2 Reyes 8.25

En el año duodécimo de Jorán hijo de Acab, rey de Israel, Ocozías hijo de Jorán ascendió al trono de Judá.

2 Reyes 9.29

Ocozías había ascendido al trono en el undécimo año del reinado de Jorán hijo de Acab.

La contradicción es más que evidente. En un texto dice que el rey Ocozías ascendió al trono en el año 12 del reinado de Jorán y el otro dice que fue en el año 11. Esta contradicción es la más difícil que me he encontrado hasta la fecha. Quizás en la sencillez de la misma radica su dificultad. ¿Cuándo comenzó a reinar Ocozías? El proceso para llegar a la respuesta me ha hecho caminar por ciertos senderos en los que he descubierto muchas cosas interesantes. Así que voy a ir explicando ciertas cosas que nos van a llevar poco a poco a la solución.

El hebreo cuadrado. El hebreo cuadrado (o Ashurí) es una escritura (que no idioma) que tenía 22 letras básicas (א ב ג ד ה ו ז ח ט י כ ך ל מ ם נ ן ס ע פ ף צ ץ ק ר ש ת) Este idioma procedía de la antigua Babilonia y no fue el tipo de escritura utilizada en la Biblia (en la Biblia se utiliza el hebreo antiguo), aunque se han hallado partes de algunos pergaminos antiguos donde se utilizaba este tipo de escritura, pero lo importante de esta escritura es que convivió con el hebreo antiguo hasta el siglo II d.C cuando fue sustituido de manera oficial por el hebreo cuadrado. Resulta raro, a primera vista que el pueblo Judío haya decidido cambiar su forma antigua de escribir por una forma extranjera, pero seguramente la razón es que tenían un deseo irrefrenable de distinguirse de los Samaritanos y por tanto decidieron cambiarse al hebreo cuadrado.

La escritura Rashí. La escritura Rashí era un tipo de letra basado en la escritura manuscrita semi cursiva sefardita del siglo XV. Realmente su nombre no debería ser la escritura Rashí, sino que se debería llamar Sefardita semi-cursiva. Pero ¿Por que se le llama escritura Rashí? El caso es que tienen este nombre porque era el tipo de escritura que se utilizaba para diferenciar del hebreo cuadrado los comentarios que Rashí, o más bien el Rabí Shlomo Yitzjaki, había hecho sobre la Torá y el Talmud. ¿Pero quién era Rashí?

Rabí Shlomo Yitzjaki. Solo considerar el hecho de que se le haya puesto su nombre a un tipo de letra es suficiente para entender la importancia que tuvo esta persona en cuanto al conocimiento Bíblico que tenía. Rashí es considerado el más célebre y reputado comentarista de la Biblia y el Talmud. Era un experto del hebreo y uno de los más grandes eruditos de la ley judía. Hay muchas historias acerca de su vida (algunas puede que ciertas y otras puede que no), pero lo cierto es que sus comentarios del antiguo testamento (en especial del pentateuco) se convirtieron, con el tiempo, en los más populares y más usados. Lo que hacía era simplificar las explicaciones hasta tal punto que resultaban obvias para el lector mediante la utilización de una claridad conceptual nunca vista hasta entonces. Entre los judíos, Rashi era el comentarista por excelencia de la Torá.

Si bien en el mundo cristiano Rashí puede que no sea conocido (o no tanto), su legado es ampliamente considerado en temas de discusión sobre el antiguo testamento y cuando en algún comentario se hace referencia a Rashí se suele considerar como fuente con autoridad.

¿Qué dice Rashi? Rashi, en su comentario sobre este texto dice que Joram, el padre de Ocozías, tenía una enfermedad que Dios le había puesto: Después de esto, el Señor hirió a Jorán con una enfermedad incurable en las entrañas. 19 Pasaron los días y, al cabo de dos años, murió en medio de una terrible agonía, pues por causa de su enfermedad se le salieron los intestinos.” 2 Crónicas 21.18-19. Esta enfermedad seguramente provocaría que su hijo Ocozías, comenzase a adoptar las funciones de su padre antes de tiempo (en el undécimo año del rey Jorám de Israel), pero que comenzó a reinar como tal en el duodécimo año.

Una vez dicho todo esto es cierto que lo que dice Rashí no va a misa pero sí que es una opinión que hay que tener en cuenta en este tema. Aún así, igual que intento ser certero a la hora de explicar toda la información acerca de un tema, también quiero, en esta ocasión dejar claro que, personalmente, que Rashí diga que no es contradictorio, no quiere decir que no lo sea.

Hay muchas opiniones alternativas para este tema: desde una mala traducción de los números, hasta una comprensión distinta de cuándo comenzó el reinado de Joram. Así pues, podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que no existe contradicción como tal ya que, como siempre, falta información. Pero en esta ocasión voy a tener que resignarme, dada la evidencia de los textos y tengo que decir que NO TENGO UNA RESPUESTA. Y si en algún momento encuentro alguna, no tardaré en editar este artículo y exponerla.

Si quisiera acabar con una cita (que ya había usado en otro artículo) de Matthew Henry en su comentario: «Bendigamos a Dios porque nuestra fe y nuestra esperanza no están fundadas en sutilezas de nombres, números, genealogías y cronologías, sino en las grandes verdades de la Ley y del Evangelio.»