Otro día más vamos a estudiar una nueva y supuesta contradicción bíblica. Esta contradicción cita varios textos de la época de los reyes de Israel y Judá para tratar de demostrar que la Biblia se contradice en cuanto a lo que Asá (el tercer Rey que gobernó en Judá tras la división del reino) hizo con los lugares altos. En un versículo de crónicas dice que los destruyó, pero en otro dice que no. Veamos qué conclusiones podemos sacar.

Como siempre vamos a situarnos, estos son los textos que en bibviz.com nos exponen como contradictorios:

2 Crónicas 14.3-5

Se deshizo de los altares y santuarios paganos, destrozó las piedras sagradas, y derribó las imágenes de la diosa Aserá. 4 Además, ordenó a los habitantes de Judá que acudieran al SEÑOR, Dios de sus antepasados, y que obedecieran su ley y sus mandamientos. 5 De este modo Asá se deshizo de los santuarios paganos y de los altares de incienso que había en todas las ciudades de Judá, y durante su reinado hubo tranquilidad.

1 Reyes 15.14

Aunque no quitó los santuarios paganos, Asá se mantuvo siempre fiel al SEÑOR.

2 Crónicas 15.17

Aunque no quitó de Israel los santuarios paganos, Asá se mantuvo siempre fiel al SEÑOR

Si leemos con detenimiento cada uno de los pasajes y no tan sólo los versículos que utilizan bibviz podemos darnos cuenta de que nos encontramos ante un problema contextual. Como casi siempre. Vamos a ver cuáles son las principales razones por las cuales se suele desestimar estos textos como contradicción:

1 Reyes.

El texto de 1 de Reyes que nos interesa es desde el versículo 9 hasta el 24. En esos versículos el escritor del libro intenta resumir la historia del reinado de Asa en Judá.

Lo primero que dice es que Asa reinó en el año 20 que estaba reinando Jeroboán en Israel (recordemos que en esta época estaba el reino dividido en dos; la región de Israel y la región de Judá) y que reinó 41 años. A continuación el escritor hace un breve resumen del reinado de Asa desde el versículo 11 hasta el 15. Ahí nos cuenta que Asa hizo lo que agradaba a Dios y se centra en destacar que hizo una fuerte reforma religiosa.

El versículo clave quizá sea el 12. En él se dice: “Expulsó del país a los que practicaban la prostitución sagrada y acabó con todos los ídolos que sus antepasados habían fabricado.”  Quizá bibviz podría haber utilizado este versículo para ampliar la contradicción pero seguro que no lo hizo por motivos evidentes. En este versículo se dice que Asa quitó todos los ídolos que sus antepasados (en el hebreo אֲבֹתָֽיו׃ es decir, sus padres) habían construido.  Pero un poco más adelante, en el versículo 14 dice: “Aunque no quitó los santuarios paganos, Asa se mantuvo siempre fiel al Señor“. Santuarios paganos es una traducción bastante interpretada de la palabra original (aunque no significa que esté mal interpretada) La palabra que se utiliza (וְהַבָּמ֖וֹת proviene de la palabra bamah בָּמָה que significa una elevación o simplemente alto) Se utilizaba esta palabra para describir los lugares donde usualmente se practicaba la idolatría porque eran construcciones o pedazos de tierra elevados donde se edificaban altares para realizar sacrificios a dioses paganos. Aunque no todos los lugares altos eran para la idolatría pagana (pe. Génesis 12.6-8) el término en los libros históricos se asumen para lugares de adoración pagana.

En estos versículos podemos ver una diferencia bien clara entre algo que hizo Asa y algo que no hizo. Asa claramente sacó de su reinado (Judá) los ídolos que sus padres (sus antepasados) habían edificado. Eso es lo que dice la Biblia. No habla de lugares altos en esta ocasión. La palabra que utiliza (גִּלּוּלִים gillul) es una palabra especialmente dedicada para referirse a un ídolo, a una imagen. No está hablando de lugares altos en el versículo 12. En el 14, sin embargo amplía la información cuando nos dice que a pesar de que se mantuvo fiel a Dios, no quitó los lugares altos (o santuarios paganos)

2 Crónicas

El otro texto que nos habla de Asa es 2 Crónicas 14 – 16. Es mucho más amplio y lo podemos dividir en 3 partes: La primera, el capítulo 14, se centra en describir las reformas que hizo Asa en las fortificaciones de la ciudad y su guerra contra los Cusitas y las ciudades alrededor de Gerar. En el capítulo 15 se habla de las reformas religiosas que Asa realizó en Judá; cuenta como destruyó los idolos y animó al pueblo a buscar a Dios. Y por último en el capítulo 16 se habla del pacto que hizo con el rey de Siria para derrotar al rey de Israel que le condujo a los años de guerra.

Al contrario que con 1 Reyes, el autor de 2 Crónicas se esfuerza más en contar más historias acerca de Asa. En este relato se puede ver los comienzos, el apogeo y la caída del reinado de Asa.

Lo importante a destacar en 2 de Crónicas es el patrón que siempre se repite cuando se va a contar la historia de un rey (este patrón también es muy típico de Reyes):
  1. Breve resumen de su reinado: Casi siempre se destaca, cuánto tiempo reinó, lo más destacable que hizo y si hizo lo bueno o lo malo ante los ojos de Dios.
  2. Historias importantes a destacar profundizando en cada una de ellas.
  3. Un resumen final y un apunte hacia el otro libro histórico donde hay más historias acerca de este rey. (Si es de Crónicas a Reyes y viceversa)
Vamos a centrarnos en el punto primero. Si hacemos una vista rápida de simplemente 2 de Crónicas, a partir de que se narran los acontecimientos de los reyes de Judá (en el reino dividido) siempre se sigue el mismo patrón de un resumen al inicio de su historia. A veces, incluso, la historia que se narra es tan breve que el resumen en si mismo es la historia que se cuenta.
Rey Resumen Reino
Abías 2 Crónicas 13.1-2 Judá
Asa 2 Crónicas 14.1-6 Judá
Josafat 2 Crónicas 17.1-6 Judá (no quitó L.A. 20.33 y se alió con Ocozías 20.35-37)
Jorán 2 Crónicas 21.1-7 Judá
Ocozías 2 Crónicas 22.1-4 Judá
Joás 2 Crónicas 24.1-3 Judá
Amasías 2 Crónicas 25.1-4 Judá
Uzías 2 Crónicas 26.1-5 Judá (16 arrogante, leproso 21)
Jotán 2 Crónicas 27.1-9 Judá
Acaz 2 Crónicas 28.1-5 Judá
Ezequías 2 Crónicas 29.1-2 Judá (32.25 Orgullo)
Manasés 2 Crónicas 33.1-6 Judá (15-16 arrepentimiento)
Amón 2 Crónicas 21-23 Judá
Josías 2 Crónicas 34.1-2 Judá (35.22 No hizo caso)
Joacaz 2 Crónicas 36.1-4 Judá
Joacim 2 Crónicas 36.5-8 Judá
Joaquín 2 Crónicas 36.9-10 Judá
Sedequías 2 Crónicas 36.11-13 Judá

Pero si leemos los textos con un poco más de detenimiento podemos darnos cuenta de un hecho interesante: El resumen al comienzo de la historia de cada rey es, eso mismo, un resumen. Intenta resumir los acontecimientos de manera generalizada. Y aunque hay textos en los que hay excepciones, el resumen no cubre las excepciones. Simplemente quiere dejarnos una imagen de cómo fue el reinado de cada rey. De manera muy escueta.

Un ejemplo de esto es que en cada resumen se dice si el rey en cuestión siguió a Dios o no lo siguió. Si vemos algunos textos podemos darnos cuenta de que a pesar de que en el resumen dice que el rey de turno siguió a Dios, después, en los detalles, podemos ver que no siempre fue así. Josafat, por ejemplo, de él se dice en 2 Crónicas 17.3-6 que “El Señor estuvo con Josafat porque siguió el ejemplo inicial de su padre,pues no buscó a los baales, sino al Dios de su padre, obedeció los mandamientos de Dios, y no siguió las prácticas de los israelitas. Por eso el Señor afirmó el reino en sus manos. Todo Judá le llevaba regalos, y Josafat llegó a tener muchas riquezas y recibió muchos honores. Anduvo con orgullo en los caminos del Señor, y hasta quitó de Judá los santuarios paganos y las imágenes de la diosa Aserá.” Pero sin embargo, a pesar de ese resumen tan fantástico de la obediencia de Josafat, en el capítulo 20.33 vemos que no quitó los lugares altos y que se alió con el malvado Ocozías (rey de Israel) en el 20.35-37. Con Uzías vemos algo similar, a pesar de que en 2 Crónicas 26.1-5 se habla de que siguió a Dios fervientemente en el versículo 16 del mismo capítulo se volvió arrogante y en el 21, le invadió la lepra por culpa de su pecado. Manasés, un rey cuyo resumen indica lo siguiente: “Pero hizo lo que ofende al Señor, pues practicó las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señorhabía expulsado al paso de los israelitas. Reconstruyó los santuarios paganos que su padre Ezequías había derribado; además, erigió altares en honor de los baales e hizo imágenes de la diosa Aserá. Se postró ante todos los astros del cielo y los adoró. Construyó altares en el templo del Señor, lugar del cual el Señor había dicho: «En Jerusalén habitaré para siempre». En ambos atrios del templo del Señor construyó altares en honor de los astros del cielo. Sacrificó en el fuego a sus hijos en el valle de Ben Hinón, practicó la magia, la hechicería y la adivinación, y consultó a nigromantes y a espiritistas. Hizo continuamente lo que ofende al Señor, provocando así su ira.” Después, ahondando en la historia, en los versículos 15 y16 del mismo capítulo se puede ver su arrepentimiento: “15 y sacó del templo del Señor los dioses extranjeros y el ídolo, arrojando fuera de la ciudad todos los altares que había construido en el monte del templo del Señor y en Jerusalén. 16 Luego reconstruyó el altar del Señor, y en él ofreció sacrificios de comunión y de acción de gracias, y le ordenó a Judá que sirviera al Señor, Dios de Israel.” También tenemos a Josías, uno de los reyes más reconocidos por restablecer el reino de Judá, y ser reconocido en su resumen de esta forma: “ Josías tenía ocho años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén treinta y un años. Josías hizo lo que agrada al Señor, pues siguió el buen ejemplo de su antepasado David; no se desvió de él en el más mínimo detalle.” Se dice en el 35.22 que no hizo caso a las advertencias de Dios y por ello fue asesinado en una guerra.

Los resúmenes tratan de mostrarnos el comportamiento generalizado del rey. Nos dan unas sencillas pinceladas de por qué se le reconoció mayormente. Qué fue lo más importante que hizo en su reinado y, de manera generalizada, si obedeció a Dios o no. Esto no implica que cuando se dice de un rey que siguió siempre a Dios significa que este rey fue totalmente perfecto, de hecho, nadie lo ha sido ni lo será sino Jesucristo. Lo que nos dice el texto es que ese rey fue famoso por tener su mirada puesta siempre en Dios, a pesar de que pudiera pecar y desviarse; su comportamiento general era seguir a Dios, y por ello le conocían.

Lo mismo pasa con la destrucción de los lugares altos de Judá en el reinado de Asa. Una de las razones por las cuales se reconoce a Asa es porque se esforzó en destruir los lugares altos. A pesar de ello no los destruyó por completo y por eso se recalca que no los destruyó pero se mantuvo fiel al Señor.

Otra linea distinta

Otra argumentación lógica y común es que en 2ª Crónicas 14 se está hablando de lo que hizo el rey de Judá en Judá. Las aclaraciones del capítulo 15 tanto de Reyes como de Crónicas se pueden estar refiriendo a Israel, no como reino dividido sino como su conjunto. Esta argumentación nace de 2 Crónicas 15.17 donde se dice explícitamente que fue de Israel de donde no quitó los lugares altos. Esta frase es casi calcada a la de 1 de Reyes, por lo tanto se puede llegar a asumir una presunción del copista. Este tipo de soluciones nunca terminan de satisfacer y por eso no es una de mis favoritas para concluir las contradicciones.

En conclusión podemos decir que el texto NO ES UNA CONTRADICCIÓN debido a que se tratan de resúmenes que intentan explicar el comportamiento generalizado del rey durante su reinado. Esta observación del escritor no evita que durante el reinado de Asa existieran más lugares altos en todo Israel.