Volvemos con las contradicciones Bíblicas. En esta ocasión vamos a estudiar un tema un poco más complejo de lo que nos tienen acostumbrados, y aunque, como siempre hasta ahora vamos a concluir que lo que se nos propone no es una contradicción, a veces tenemos que reconocer que no tenemos respuesta para todas las preguntas. Vamos allá: (Recuerda que esta contradicción la sacamos de esta querida página web)

La primera narración es la siguiente:
Génesis 1:1-2:3
Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche». Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el primer día. Y dijo Dios: «¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!» Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó «cielo». Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el segundo día. Y dijo Dios: «¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!» Y así sucedió. 10 A lo seco Dios lo llamó «tierra», y al conjunto de aguas lo llamó «mar». Y Dios consideró que esto era bueno. 11 Y dijo Dios: «¡Que haya vegetación sobre la tierra; que esta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!» Y así sucedió. 12 Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. 13  Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el tercer día. 14 Y dijo Dios: «¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, 15 y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!» Y sucedió así. 16 Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. 17 Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. 18 Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. 19 Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el cuarto día. 20 Y dijo Dios: «¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!» 21 Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, 22 y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!» 23 Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el quinto día. 24 Y dijo Dios: «¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!» Y sucedió así. 25 Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, 26 y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo». 27 Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, 28 y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo». 29 También les dijo: «Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. 30 Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra». Y así sucedió. 31 Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ese fue el sexto día. 2 1 Así quedaron terminados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos. Al llegar el séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora.
Y esta es la segunda:
Génesis 2:4-25
Esta es la historia de la creación de los cielos y la tierra. Cuando Dios el Señor hizo la tierra y los cielos, aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra, ni había brotado la hierba, porque Dios el Señor todavía no había hecho llover sobre la tierra ni existía el hombre para que la cultivara. No obstante, salía de la tierra un manantial que regaba toda la superficie del suelo. 7 Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente. Dios el Señor plantó un jardín al oriente del Edén, y allí puso al hombre que había formado. 9 Dios el Señor hizo que creciera toda clase de árboles hermosos, los cuales daban frutos buenos y apetecibles. En medio del jardín hizo crecer el árbol de la vida y también el árbol del conocimiento del bien y del mal. 10 Del Edén nacía un río que regaba el jardín, y que desde allí se dividía en cuatro ríos menores. 11 El primero se llamaba Pisón, y recorría toda la región de Javilá, donde había oro. 12 El oro de esa región era fino, y también había allí resina muy buena y piedra de ónice. 13 El segundo se llamaba Guijón, que recorría toda la región de Cus. 14 El tercero se llamaba Tigris, que corría al este de Asiria. El cuarto era el Éufrates. 15 Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, 16 y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás». 18 Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada». 19 Entonces Dios el Señor formó de la tierra toda ave del cielo y todo animal del campo, y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondría. El hombre les puso nombre a todos los seres vivos, y con ese nombre se les conoce. 20 Así el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre. 21 Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras este dormía, le sacó una costilla y le cerró la herida. 22 De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre, 23 el cual exclamó: «Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada». 24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. 25 En ese tiempo el hombre y la mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza.
Vamos a ver. La contradicción que supongo yo que se verá aquí es la que he resaltado en negrita. Porque me niego a creer que la persona que descubrió esta contradicción llegase a pensar que lo contradictorio sea que en un relato se narra como Dios crea todo lo que no son animales y en el otro no. Lo que creo es que la posible contradicción es: Si en un texto pone que primero Dios creó a los animales y las plantas ¿como puede ser que en otro diga que después de crear al hombre Dios creara las plantas y los animales?
Vamos a resolverlo: Ya en otro artículo toqué el tema del relato de la creación en Génesis 1 y 2, pero voy a volver a mencionarlo porque creo que es importante para resolver esta cuestión.
Como un enlace. Lo cierto es que el relato contado en Génesis 2 no es un relato distinto del de Génesis 1. En Génesis 1 Moisés hace un esquema general de cómo Dios crea el universo y todo lo que hay en él; nos dice como crea la luz, las estrellas, las plantas, separa el agua, los animales, el ser humano, etc. Después Moisés quiere hacer hincapié en lo que a él le parece más importante en el relato de la creación, y es la manera en que Dios crea al ser humano. Este relato no sólo quiere transmitir el hecho de que Dios creó a las personas, sino que además las colocó en un lugar privilegiado y que su forma de vivir estaba enfocada de cierta manera. Es como si dentro del texto de Génesis 1 hubiera un enlace que te llevara a otro texto donde la información estuviera más ampliada (como pasa en wikipedia, y como acaba de pasar ahora mismo)
¿Qué dice el texto? En resumen en génesis 1 Dios crea en este orden: La luz, el día, la noche, el firmamento, el mar y el cielo, la tierra seca, la vegeación (hierbas, semillas, árboles, frutos), el sol, la luna, las estrellas, los seres marinos y las aves, los animales terrestres (domésticos, salvajes y reptiles) y el ser humano. Génesis 2, por otra parte, se centra en el momento de la creación del ser humano (lo último que Dios creó) y entonces aquí nos encontramos con la primera posible contradicción:
  • En el versículo 5 dice que no había ningún arbusto del campo sobre la tierra, ni había brotado la hierba y en el 7 dice que Dios crea al hombre, para más adelante decir (en el 9) que Dios hizo que crecieran toda clase de árboles hermosos. ¿Cómo puede ser que el capítulo 1 diga que Dios creó las plantas y luego al hombre y aquí diga justamente lo contrario? Si bien no existe una respuesta concreta, aquí hay algunas propuestas:
    • Algunos estudiosos dicen que en relato de Génesis 2, Moisés se está refiriendo al lugar cercano donde momentos después Dios pondría al hombre que había creado del polvo (Al oriente del Edén). En el lugar donde lo creó (al hombre) no habrían plantas ni hierba ni arbustos, porque hasta ese momento Dios no había hecho llover, por tanto Moisés está describiendo el lugar donde Dios crea al hombre.
    • Otros dicen que el relato de Génesis 1 narra que cuando Dios dio la orden de crear la vegetación de la tierra el texto dice: “Comenzó a brotar la vegetación”. Si no tratamos los días del relato de génesis como días textuales sucesivos sino como días puntuales, parecería lógico pensar que en el momento de la creación del ser humano, la vegetación, en su largo y lento proceso de crecimiento, aún no se había extendido por todo el planeta.
    • También se dice que los árboles que se crean en el relato de Génesis 2 son específicos del jardín que Dios crea para poner al hombre, el hecho de que Dios creara árboles específicos para el jardín no significa que estos árboles fueran parte de la misma vegetación de la que habla Génesis 1 y tampoco que fuese el mismo momento.
    • Otra puntualización que se da es que en el capítulo 2 está haciendo referencia directa a dos tipos de vegetación (arbustos y hierba) y no a la generalidad de la vegetación que hace en Génesis 1.
    • EDITO: He encontrado un dato que sería importante resaltar. Y es que la palabra campo en el versículo 5 del capítulo 2 es en el hebreo original הַשָּׂדֶ֗ה (sadeh) que se suele traducir por campo, tierra o heredad. Esta palabra se utiliza en la Biblia para referirse a una pequeña porción de tierra, no a la tierra general (o al planeta) que se utiliza en el versículo 4 אָ֫רֶץ (erets). Según esta postura cuando la Biblia dice que no habían arbustos ni hierba está diciendo que no había agricultura, de ahí que luego diga que ni lloviera ni hubieran personas que cultivaran.
Si bien estos puntos de vista pudieran no dar una respuesta exacta sobre la aparente diferencia entre ambos capítulos sí que ponen de manifiesto el hecho fundamental; y es que no hay contradicción.
  • El siguiente punto contradictorio sería el versículo 19 donde dice que Dios creó atoda ave del cielo y todo animal del campo y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondría. De igual manera que en el otro caso, aquí no hay una respuesta contundente, pero sí varias opciones:
    • Algunas teorías afirman que Dios, en este momento, crea más animales, como si fuese una representación de una parte de la fauna (animales domésticos y aves), para que Adán les pusiera nombre, no tiene que ver esta creación con los animales que Dios crea en Génesis 1 de manera general, sino que se trata de una muestra.
    • Otros afirman que en este texto la narración no tuvo que ser específicamente cronológica y que Moisés lo que está diciendo es algo como: Dios, que había hecho a todos los animales, se los llevó al hombre para ver que nombre les pondría. Por lo tanto, Dios ya habría creado a los animales y en ese momento en concreto, se los estaba llevando a Adán para que les pusiera nombre.
Igualmente que en el caso anterior estas respuestas no concluyen el tema, pero si arrojan luz a lo que queremos demostrar: Aunque no tengamos una certeza de como sucedieron las cosas, podemos decir que la contradicción no existe, pues se pueden dar otras posibilidades.
En cualquier caso, mi opinión es la siguiente: El libro de Génesis ha sido objeto de debate y de acoso desde el primer momento hasta hoy. Yo, como cristiano considero la Biblia como la misma palabra de Dios y mi fe está puesta en que no hay error dentro de la misma, pero nunca hay que dejar de lado que esta palabra que ha llegado a nosotros, aunque inspirada por Dios, fue escrita por seres humanos, personas que estaban bajo un contexto, una cultura y una manera de expresarse distinta a nosotros, y su manera de decir las cosas puede que a nosotros nos parezca extraña e incluso contradictoria, pero nunca lo son.
También es muy importante tener en cuenta que Moisés, cuando escribía Génesis, (y en especial estos dos capítulos) muy seguramente no estaba centrando su narración en el orden de los días o qué suceso aconteció antes de cual. Seguramente estaba pensando en transmitir a las personas que leyeran este libro que:
  • Dios creó todo lo que existe, con su palabra, en unos tiempos que Él sólo conoce y de una manera que Él sólo sabe y que todo lo que creó era bueno.
  • Dios creó al hombre y a la mujer y los hizo guardianes de toda su creación, para que la gobernasen y la disfrutasen y los puso en un lugar especial y los creó para que vivieran en una relación pura entre ellos y Él.
  • Dios le dio libertad absoluta al ser humano y puso en su mano la libertad de escoger la vida o la muerte.
  • Dios estableció la unión entre el hombre y la mujer como el ideal perfecto de unión entre el ser humano y desde el primer momento creó la familia.
Casi ningún detractor de la Biblia considera que este es el mensaje principal de estos dos capítulos y siempre tratan de hacer la Biblia algo que no es: un libro científico.