“He aquí el que forma las montañas, el que crea el viento, el que revela al hombre sus designios, el que convierte la aurora en tinieblas, el que marcha sobre las alturas de la tierra: su nombre es el Señor Dios Todopoderoso.Amós 4.13

En una entrevista televisiva en 1983, el Dr. Ken Taylor, quien produjo la versión ampliamente utilizada de las Escrituras conocida como “La Biblia Viviente“, contó cómo sentía una preocupación por que los niños pudieran tener una Biblia que les fuese fácil de entender. Según su declaración, una tarde “Dios le reveló” la idea de una traducción “idea-por-idea” en vez de “palabra-por-palabra” Esta idea funcionó tan bien que tales versiones han sido publicadas en muchos idiomas alrededor del mundo.

¿Cómo sabemos que Dios está obrando en nuestros pensamientos? Nos acostumbramos a interactuar con un tipo característico de pensamiento e impulso, que aprendemos que es el mover de Dios sobre nuestra mente y nuestro corazón. La experiencia nos enseña la notable diferencia entre cuando se trata de hablar “sólo yo”, o incluso “sólo yo” citando y discutiendo la Escritura, y cuando algo más está ocurriendo.

Reflexionar: ¿En qué circunstancias pasadas Dios te pudo haber dado ideas de cómo hacer algo nuevo o mejor o con más tacto (amor)? ¿En qué circunstancias, no importa cuán inconsecuente sean, necesitas algunas ideas divinamente inspiradas y que expandan tu mente?

Dallas Willard