Porque el Señor es mi pastor, ¡Tengo todo lo que necesito! Salmo 23:1

En el último análisis, nada es más central para la vida práctica del cristiano que la confianza en el trato individual de Dios con cada persona. El cuidado individual del pastor por sus ovejas, del padre por su hijo y del amante por el amado son todas imágenes bíblicas que han pasado a la conciencia fundamental de la humanidad occidental. Marcan penetrante y esencialmente nuestro arte y cultura general, así como nuestra religión. No sólo los cristianos conservadores y liberales, la alta iglesia y los pentecostales, sino también los cristianos y los judíos, e incluso los judíos y los musulmanes coinciden en decir: “El Señor es mi Pastor, nada me falta. Me hace acostarme en pastos verdes, me lleva a aguas tranquilas” (Salmo 23.1-2, parafrasis)

Medita: Lee cada frase del Salmo 23 (o las primeras frases), e imagina lo diferente que serías dentro de ti si realmente lo creyeras. ¿Cómo sería tu vida de diferente si realmente creyeras que el Señor es tu pastor? ¿Si realmente creyeras que no te faltaba nada? ¿Cómo te sentirías y cómo interactuarías con la gente de manera diferente si continuamente experimentases pastos verdes y aguas tranquilas con Dios? No te evalúes a tí mismo, sino ¡deléitate en lo maravilloso que sería!