Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Romanos 8:14

¿Creemos que Dios está presente sólo por fe ciega o razonamiento lógico? ¿Es una fuerte impresión de la presencia de Dios (es decir; ver en retrospectiva que Dios actuó dentro de nuestras acciones más allá de nuestras capacidades) de forma tan experimentable como la presencia de Dios es? Aunque estos puntos de vista son válidos, hay más. Estas ideas dejan nuestra interacción con Dios en el reino de los sentimientos vagos, la tabla Ouija y las conjeturas supersticiosas.

Dios también está con nosotros en una relación conversacional: habla con nosotros individualmente como es apropiado -lo cual sólo se puede esperar entre personas que se conocen, se preocupan por los demás y están comprometidas en empresas comunes.

Cuando Pablo dijo que “todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios”, no estaba diciendo que somos “guiados” como robots o intérpretes de vagas impresiones y señales, sino que nos comprometemos con Dios de una manera conversacional que se adapte a la relación personal con Dios de la que se habla tan a menudo en la comunidad cristiana.

Medita: Lee Romanos 8:14 y trata de imaginar la realidad espiritual invisible de ser guiado por Dios de una manera tangible. ¿Qué imagen bíblica del liderazgo te queda mejor: ser guiado por la mano (Jeremías 31:32; Hebreos 8:9); por fenómenos naturales (tales como una nube y un fuego, Éxodo 13:21); por una voz (Juan 10:3)?

Dallas Willard