Te daré los tesoros ocultos, y las riquezas de los lugares secretos, para que sepas que soy yo, el SEÑOR, Dios de Israel, el que te llama por tu nombre. Isaías 45.3

Un alto porcentaje de cristianos serios (incluso el rey babilónico Ciro, a quien se dirigen las palabras anteriores) puede contar experiencias de estar seguros de que Dios les habló. Sin embargo, muchos nunca han hablado de ellos ni siquiera a sus amigos más cercanos. Robert C. McFarlane, un recién convertido, se vio obligado a tomar el control de una agencia de seguros para ahorrar el dinero que había invertido en ella. Para el tercer año de tensión y estrés, estaba luchando contra la derrota y la frustración. Mientras conducía hasta su oficina, estaba lleno de un desesperado impulso de abandonar la ciudad y desaparecer.
En su confusión interior vino una orden:”Detente en la acera”. Así lo hizo, y estas palabras le vinieron como si alguien estuviera con él en el coche: “Mi Hijo tenía pruebas que tú nunca conocerás, y cuando tuvo esas pruebas se volvió hacia mí. Eso es lo que deberías hacer “. Robert se sentó al volante, llorando. Condujo hasta su oficina, donde se enfrentó a grandes problemas que se resolvieron sustancialmente al final de ese día.

Orar: Ora por alguien que necesita una palabra secreta del Señor. Escucha para ver si Dios tiene algo que tú puedes hacer para ayudarle.

Dallas Willard