“Sabemos que Dios le habló a Moisés, pero ni siquiera sabemos de dónde viene.”
Juan 9.29

Por buenas razones, la gente duda en creer que Dios realmente les está hablando. Si se lo dijeran a alguien, podrían ser considerados como excéntricos o locos (como Jesús era considerado por los fariseos). Como aquellos que piensan que han visto un OVNI, pronto aprenden a mantener la boca cerrada. También temen ser considerados como arrogantes, como pensando que son especiales o “engreídos a causa de estas grandes revelaciones” (2 Corintios 12:7).

Dudas y vacilaciones preocupan justificadamente a aquellos que sienten que Dios les habla como lo hizo Gedeón. “¿Por qué,” pregunta la comediante Lily Tomlin, “cuando hablamos con Dios se dice que oramos, pero cuando Dios nos habla se dice que somos esquizofrénicos?” Gedeón, sin embargo, prosiguió la conversación con el ángel del Señor, poniendo a prueba la situación para ver si era real. Podemos hacer lo mismo: pensar en ello, esperar, pedirle a Dios que nos ayude a saber si el orador era él mismo o nosotros mismos.

Reflexiona: ¿Estás seguro de que Dios no te ha hablado? ¿Qué eventos en tu vida pasada pudieron haber sido mensajes de Dios? Reflexione sobre los detalles de estos eventos.

Dallas Willard