En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios. 1 Corintios 3.9

No debemos olvidar nunca que Dios nos habla con el propósito de desarrollar una relación inteligente y de libre cooperación entre él y nosotros, en la que somos compañeros de trabajo o colaboradores suyos. Dios quiere que participemos en el gobierno de su reino. Esta relación está empapada en la madurez y riqueza del amor ágape genuino.

Nuestra meta principal, entonces, no es sólo escuchar la voz de Dios, sino ser personas maduras en una relación amorosa con Dios. Esto resultará en que vivamos una cierta clase de vida, una vida de amorosa comunión con Dios y con aquellos que lo aman. Sólo con esto en mente escucharemos a Dios correctamente.

Medita: Repasa la frase “los colaboradores de Dios” (1 Corintios 3:9) y personalízala. Deje que penetre y compáralo con la idea común de que Dios golpea a la gente en la cabeza con un golpe de dos por cuatro para que hagan lo que es correcto. Agradece a Dios que una relación inteligente, de libre cooperación y de amor puede existir entre tu y Él.
Dallas Willard


En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios. 1 Corintios 3.9

No debemos olvidar nunca que Dios nos habla con el propósito de desarrollar una relación inteligente y de libre cooperación entre él y nosotros, en la que somos compañeros de trabajo o colaboradores suyos. Dios quiere que participemos en el gobierno de su reino. Esta relación está empapada en la madurez y riqueza del amor ágape genuino.

Nuestra meta principal, entonces, no es sólo escuchar la voz de Dios, sino ser personas maduras en una relación amorosa con Dios. Esto resultará en que vivamos una cierta clase de vida, una vida de amorosa comunión con Dios y con aquellos que lo aman. Sólo con esto en mente escucharemos a Dios correctamente.

Medita: Repasa la frase “los colaboradores de Dios” (1 Corintios 3:9) y personalízala. Deje que penetre y compáralo con la idea común de que Dios golpea a la gente en la cabeza con un golpe de dos por cuatro para que hagan lo que es correcto. Agradece a Dios que una relación inteligente, de libre cooperación y de amor puede existir entre tu y Él.
Dallas Willard