Asera, Astoret o Astarot era la diosa principal de los cananeos y era la diosa de la fertilidad y del amor sexual. Esta diosa era la madre de todos los dioses y la esposa del dios El, que para la cultura cananea era el dios de dioses y padre de todas las criaturas del mundo. En la Biblia se la llama Astoret (que es una mezcla entre el nombre original Astart y la inclusión de las vocales de la palabra hebrea boset que significa verguenza. Esto era costumbre en los rabinos para desprestigiar los dioses paganos.

El culto. El culto a esta diosa, sobre todo, se caracterizaba por unas procesiones de las estatuas de la diosa; los niños solían recoger leña por las calles y encendían fogatas en honor de la diosa, las mujeres hacían tortas con su forma, se quemaba incienso y se hacían libaciones para que les hiciera favores. De esta forma, sus adoradores pensaban que las cosas les irían mejor. También es verdad que se llegó a practicar la prostitución sagrada, seguramente por la influencia Babilónica de la diosa Ishtar. Pero entonces ¿Por qué era una diosa tan famosa y tan advertida por Dios? Hay casi 40 pasajes en los que se nombra esta diosa (Éxodo 34:13; Deuteronomio 7:5; 12:3; 16:21; Jueces 3:7; 6:25,26,28,30; 1 Reyes 14:15,23; 15:13; 16:33; 18:19; 2 Reyes 13:6; 17:10,16; 18:4; 21:3,7; 23:4,6,7,14,15; 2 Crónicas 14:3; 15:16; 17:6; 19:3; 24:18; 31:1; 33:3,19; 34:3,4,7; Isaías 17:8; 27:9; Jeremías 17:2; Miqueas 5:14) y Dios advierte muchísimo sobre la idelatría a esta diosa.

ishtar1[1].jpg

La abominación. Y es que el culto de esta diosa degeneró en algo sumamente más peligroso y más abominable a Dios tal y como Dios había dicho. Y es que la influencia de los pueblos paganos en el pueblo de Israel fue tan grande que la llamada diosa de los dioses fue considerada, aún dentro del mismo pueblo escogido por Dios como la esposa de YHVH. Recientes descubrimientos arqueológicos han encontrado en el desierto de Sinaí escrituras hebreas donde aparecen bendiciones dadas por YHVH y Asera. También se han encontrado amuletos y figuras de la representación de Asera como la mujer de Dios. De hecho, en el mismísimo templo de Salomón llegó a haber una imagen de la diosa Asera Tomó la imagen de la diosa Aserá que él había hecho y la puso en el templo, lugar del cual el Señor había dicho a David y a su hijo Salomón: «En este templo en Jerusalén, la ciudad que he escogido de entre todas las tribus de Israel, he decidido habitar para siempre.” 2 Reyes 21.7 También muchos reyes de Judá y Jerusalén mantivieron altares de Asera y otras divinidades. Entre los mismos judíos la llamaban “la reina del cielo” (Jeremías 7.18, 44.17-25) Su degradación había sido tan grande que habían juntado el culto a YHVH con el culto a Asera y junto con los sacrificios a Dios sacrificaban libaciones a Asera.

Templos.  Los templos a esta diosa sobre todo se caracterizaban por tener un tronco de un árbol sin ramas apuntando hacia el cielo. Asera era también la diosa de la fertilidad vegetal y su nombre también era utilizado para referirse a un tipo de acumulación de árboles. De aquí viene las múltiples y extrañas teorías de la adoración al árbol de navidad y su (en mi humilde opinión) ridícula prohibición. Sobre todo en los templos babilónicos estos troncos adquirían una forma fálica haciendo referencia a los rituales sexuales que se realizaban en sus cultos.